Blog Personal de Marta Lallana

20 de agosto de 2016

El formato físico de Cuando el Error fue el Destino

Después de cientos de maquetaciones y quebraderos de cabeza, ¡al fin está disponible en Amazon el libro físico de Cuando el Error fue el Destino! Ha sido difícil tratar de nuevo con los asuntos de la impresión, pero ha merecido mucho la pena. No hay nada como tu libro en papel...


Parece que, definitivamente, el segundo volumen supera en tamaño al primero jajaja 740 páginas no es un número que uno, cuando está comenzando el a escribir, piense que vaya a poder alcanzar. Y, sin embargo, cuando estás metido de lleno en la historia, parece hasta poco.


Aprovecho para agradecer a las más de 300 personas que descargaron el primer volumen en estos días. Gracias a vosotros, ¡Cuando la Eternidad se detuvo volvió a colocarse en los primeros puestos de todo Amazon! En la sección de Fantasía, consiguió incluso el primer puesto

14 de agosto de 2016

Ya disponible el II Volumen de la Saga Sariam en Kindle

¡¡Al fin publicado el segundo volumen de la Saga Sariam!! Qué sensación tan extraña haber acabado una historia tan intensa... Sin duda, me siento rara, pero feliz e incluso un tanto realizada. Ha sido un camino largo y duro, pero ha merecido la pena.


Sinopsis

Cuando el Error fue el Destino es el volumen en el que la Saga Sariam alcanza su cénit. El pasado abre su puerta para desvelar los secretos más importantes de la historia de Haylén, como, por ejemplo, qué hay detrás de los Errores del Destino. ¿Qué son, y por qué lo son?

Una segunda oportunidad emerge, además, en la Nada, donde Eduardo y Haylén han sido obligados a enfrentarse. La desesperanza y la impotencia parecen golpear con más fuerza en el futuro que les depara, pero también lo hará con especial ímpetu el amor, pues al olvido le quedan los días contados y sólo quedará la verdad. Una verdad que podría conducir a la rebelión a la propia Haylén, incluso cuando el propio universo está en juego.

¿Serán capaces de aceptar la segunda oportunidad que se les ha ofrecido o la Nada acabará, definitivamente, con todo lo conocido? 

De momento, sólo se encuentra disponible en formato digital o Kindle aquí. No obstante, a finales de la semana que viene, estará ya en formato físico después de dar el visto bueno al primer ejemplar que llegará a casa en unos días.

Como promoción, ¡el I Volumen de la Saga Sariam estará gratuito en Kindle desde mañana 15 hasta el viernes 19!

24 de junio de 2016

Querido futuro fotógrafo profesional: prepárate

Cuando decides ser fotógrafo profesional, siendo ésta tu vocación y pasión, la ilusión (y quizá también la inconsciencia, que suelen ir a la par) te inunda el corazón. Imaginas una vida persiguiendo "la fotaza", una vida provocando la sonrisa a tus clientes por tus fotografías, una vida comentando con tus compifotógrafos las últimas novedades de la profesión, una vida en la que luchas por un sueño... tu sueño. Sin embargo, la realidad no suele ser tan dulce. Una realidad que cualquier persona que desee adquirir un servicio fotográfico, debería tener en cuenta... así como aquellos que estén pensando en dedicarse a la fotografía como profesión (si va a ser como hobbie, nada de esto te afectará).

Para aquellos que quieran ser fotógrafos profesionales, pondré aquí algunas frases que vais a tener que escuchar de algunos "clientes", unas literales, otras con cierta ironía pero, lamentablemente, ciertas:

"Qué bonitas fotos saca tu cámara", "¿tengo que pagar por las fotografías, no se puede pasar en un usb y ya está?", "¿por qué tengo que ir a tu ciudad a recoger mis fotos de boda si vivo a 20km? ¡me queda muy lejos! ya, ya sé que he contratado a un fotógrafo de esa ciudad, pero después quiero servicio a domicilio gratis", "¿por qué he recibido 70 fotografías, cuando yo he contratado y leído que eran 50? ¡quería 100, aunque nunca te lo haya dicho!", "has ganado más que yo en una semana, te puedo exigir lo que yo quiera, como a mí me exige mi jefe","ya sé que ya has hecho y pagado los seis DVD del reportaje completo, pero yo quiero que metas en uno solo las fotos de este momento concreto", "ya sé que tengo más fotografías de las que he contratado, pero quiero también aquella fotografía que sacamos en determinado rincón, ¡debe estar!", "no tenía ninguna peculiaridad antes de la boda, pero después de la entrega, tengo todas las del mundo y las vas a obedecer cuando a mí me de la gana o si no se va a enterar todo el mundo de lo mal fotógrafo que eres", "quiero que nos comuniquemos como digo, porque a mí me gusta así", "un fotógrafo debería entregar todas las fotografías en color", "un fotógrafo debería entregar todas las fotografías en blanco y negro", "¿qué pasa, que no puedes sacar fotos igual estando en un sitio oscuro y pequeño rodeado de gente que saca también fotos con su móvil y dándote sólo unos segundos para ello?", "¿qué pasa, que si llego más de media hora tarde a una sesión de una hora y pico, no vas a poder sacar las mismas fotos que en una sesión en la que has podido aprovechar hora y pico? me da igual, ¡tienen que estar ahí esas fotos!".

Obviamente, no siempre vas a escuchar esta clase de cosas (o peores). No siempre te van a faltar al respeto y hablar borde. A veces aparecen clientes que te sonríen, que son amables contigo y que te tienen en buena consideración (esto vale oro y te devuelve la esperanza en la humanidad), lo cual, indudablemente, afectará a tu trabajo positivamente. No hay nada como trabajar cómodo, o al menos no temiendo que te vayan a dar una puñalada por la espalda. 

Si el abrazo viene con una sonrisa y un poco de respeto por su trabajo, ¡mucho mejor!

Sin embargo, pese a la diversidad de clientes que puedas encontrar y que más que probablemente algunos (los llamaremos "clientes" entre comillas) te den buenos disgustos, esto es solo el principio. Tu profesión tendrá las siguientes cualidades, dignas, quizá, de la serie de Juego de Tronos, especialmente en España:

  • -Después de un IVA del 21% e impuestos (tales como la seguridad social), te quedará la mitad de lo que le has cobrado al cliente. Es decir, si tu precio es de 100€, ganarás unos 50€, sin tener en cuenta que esos 50€ irán a parar a tu propia supervivencia y no a tu disfrute.

  • -No tendrás un horario concreto, en el que, una vez terminado, te puedas olvidar de tus deberes y disfrutar de tu gente. Vete olvidando de mucha gente porque no vas a tener tiempo para estar con ella y, cuando tengas "tiempo", probablemente estés amargado o atendiendo a clientes por el móvil. Además, no tendrás la certeza de si mañana te va a salir algo o nunca, y de si vas a poder pagar, por tanto, las facturas.

  • -No serás capaz de hacer bodas cinco días a la semana, como en un trabajo normal. Morirías. Probablemente, ni siquiera puedas hacerlo una vez a la semana. Las bodas son lo que, mayoritariamente, da de comer a un fotógrafo y, además, son hermosas y emotivas. No obstante, suponen un desgaste, una carga de trabajo, y una responsabilidad... que no es muy recomendable para el corazón. Si eres una persona responsable, que necesita hacer su trabajo bien, vas a comenzar a tener insomnio, entre otros. Nada te garantiza que el día de la boda, tengas una accidente o haya una avería en la cámara que no puedas evitar. Tendrás que tener dos cámaras, pero, a no ser que hayas nacido en una familia acomodada, la segunda cámara, la de emergencia, no será todo lo buena que te gustaría.

  • -Probablemente te arruinarás, desde el comienzo de tu negocio, por lo que vale un equipamiento fotográfico profesional y sus respectivos seguros.

  • -No, probablemente te arruinarás antes, cuando tengas que pagar por tu formación. Porque, lamentablemente, la fotografía no es darle a un solo botón, aunque algunos clientes así lo consideren. Tendrás que hacer el trabajo de un profesional, en segundos, en cualquier lugar y condición, con una efectividad del 100%, porque, hazme caso, algunos te lo van a exigir. Algunos "clientes" te van a exigir todas las fotos sea cual sea el precio o lo pactado, y más si es una boda.

  • -Eres un humano, pero más te vale empezar a ser una máquina. No puedes enfermar, o estarás condenado.

  • -Darte a conocer gratis te va a quitar de 24 horas que tiene un día, unas 6 horas...teniendo en cuenta que tienes que dormir 8 horas (aunque lo vayas a hacer menos), que tienes que atender a los clientes por todos los medios, que tienes que hacer sesiones para ganar dinero, que tienes que comer y demás necesidades humanas. Es decir, que 6 horas en tu día, serán muchas horas y probablemente no puedas hacerlo tampoco todos los días. Pese a ello, tu página web no estará ni en la primera página de Google.

  • -Con la ruina económica que vas a tener, no creo que vayas a poder pagar por marketing, por mucho que lo estés pensando ahora. Vas a tener suficiente con cualquier otro servicio que necesites. Las empresas, incluso el Estado (que te va a cobrar más de 100€ por registrar tu marca comercial), te van a tratar como una empresa, así que los precios van a ser de empresas no de particular. No, no vas a poder permitírtelo, a no ser que te endeudes. Y, de ser tú, (intro consejo muy sincero 1) preferiría cerrar un negocio antes de endeudarme. Una deuda sí que no tiene piedad... 

  • -¡IMPORTANTE! Te vas a encontrar con un trabajo nada valorado, subjetivo y pisoteado. Es decir, cuando termines de editar esas 200 y pico fotos con todas las horas que supone, no vas a poder suspirar de alivio. Prepárate, porque cada cliente es un mundo, pero los "clientes" suelen tener en común que saben más de tu profesión que tú. Y no van a tener piedad, ninguna. Considerarán que te han pagado una millonada (aunque después de tu superviviencia, no te llegue ni para un café con lo que realmente te haya quedado) y que, por ello, tendrán derecho a que les bajes la luna si les apetece. De otro modo, te enfrentarás a que hablen mal de ti o, peor aún, que te pongan un comentario público negativo en la red. ¿Recuerdas esas 6 horas al día que dedicarás a darte a conocer? Probablemente se vayan a la mierda con un solo cliente, así como toda tu trayectoria. Y, si eres joven y ya no das mucha confianza, con que solo alguien diga que eres un mal fotógrafo, adiós. Probablemente, te veas obligado a atender con una sonrisa muchos abusos, que, después digas que no lo vas a volver a aceptar, pero que, por no llegar a fin de mes, no te quede otra opción. Eso sí, (intro consejo muy sincero 2) los precios tienen que ser para ti innegociables. Puede que tengas que escuchar que eres caro por parte de tus clientes y barato por parte de tu competencia, pero lo que tú necesitas para hacer ese trabajo, sólo lo sabes tú y eso no lo olvides nunca

  • -No siempre tus trabajos van a ser en tu ciudad. Y aquí se plantea otra cuestión, el tema del transporte y, no sólo por el hecho de su costo, sino por el tiempo que tienes que dedicar al viaje. Los "clientes" no siempre van a comprender que un viaje supone dinero, así como tiempo, especialmente lo segundo. El tema de tu tiempo va ser muy poco valorado. Parece que no se comprende fácil que pierdas dinero estando metido una hora en un tren (o esperando cuando llegan tarde), o que, sencillamente, no es tu mayor ilusión hacerlo, que preferirías estar con tu gente también, disfrutar del día, vivir un poco... aunque lo cierto será que seguirás metiendo horas intentando sacar adelante tu negocio (recuerda que las facturas hay que pagarlas y que los fotógrafos no son inmunes a ellas). 

  • -Quizá no lo sepas. En la mayoría de las ocasiones, los demás fotógrafos no van a ser compifotógrafos. Lo más probable es que esa gente que entre a tu página web, después de tus horas invertidas en darte a conocer, sean otros fotógrafos que busquen y rebusquen hasta la saciedad cualquier nimiedad para hundirte. Hay casos de fotógrafos que han denunciado el establecimiento de otros fotógrafos, alegando razones de risa. No obstante, a veces te puedes llevar una sorpresa y tener un compifotógrafo de verdad (los contarás con los dedos de una mano). Ten en cuenta, como ya se ha dicho anteriormente, que esta profesión es dura, mucho. La gente se juega su pan, y te van a considerar un enemigo vital, especialmente si vives en una ciudad pequeña, donde no hay mucha demanda fotográfica y mucha oferta (ya que, en ciertos lugares, a no ser que pongas tu propio negocio, no vas a poder trabajar de fotógrafo por cuenta ajena).

  • -Olvídate de la paz, y empieza a prepararte para la lucha constante. Y, cuando digo constante, es constante. Para esta profesión, aunque duela decirlo porque es un requisito para sacar mejores fotos, no deberías ser excesivamente sensible. Tanto en el ámbito profesional como en el personal, ser demasiado sensible, te puede traer disgustos, que no deberían merecerte la pena. Si lloras por algo, que no sea por tu negocio. Lo ideal sería que fueras, ante todo, práctico. Pero eso es muy difícil cuando es tu trabajo, a lo que le has dado todo tu amor y ganas, el que está siendo maltratado por ignorancia, soberbia y demás razones que mejor no mencionar.

En resumen, querido futuro fotógrafo profesional, lo más probable es que no tengas dinero ni vayas a ser conocido, así que más te vale tener ilusión porque es lo último que te va a quedar... a no ser que te la hayan arrebatado con todo lo que vas a tener que escuchar y experimentar en tus propias carnes. A veces la realidad supera la ficción.

A menudo, algunos clientes me han comentado que agradecen que sea una persona cercana y amable con ellos, cosa que me llena de entusiasmo. Según ellos, se suele decir que el fotógrafo es una persona no muy considerada, que a veces tratan a los demás incluso como si "le fueras a timar". Si los rumores son ciertos, imagino por qué motivos. Muchos años viviendo una profesión así, debe desgastar. Los "clientes" cuyas frases he expuesto al principio de esta entrada, a veces te hablan desde un trabajo fijo, en el que van a tener un sueldo sí o sí al mes. No hay nada como la tranquilidad de saber que vas a cobrar, aunque sea algo... que no te va a venir Hacienda y que te va a pegar una buena patada o que vas a acabar teniendo una deuda descomunal. Eso vale más que recibir 600€ en una semana (del que, como ya he dicho, te va a quedar la mitad) y que quizá no vuelvas a recibir en meses. Unos meses en los que tienes que pagar unos gastos (y no pocos precisamente) para sobrevivir y mejor no mencionar aquellos que tendrás para poder seguir manteniendo tu negocio. 

Pese a todo, quizá los fotógrafos que estamos en esta profesión por vocación, seamos un poco tontos. Es ver el resultado de tu trabajo, recibir una buena respuesta, sentir cómo lo estás dando todo y mejorando cada día... y como que te llenas de energía y de alegría, por muy complicadas que estén las cosas. Eso es pasión, y lo demás son tonterías. Desde aquí, un abrazo, ánimo y mucha fuerza a todos los fotógrafos y a los futuros... así como a todos los emprededores de este país, que nos asfixia y, que aunque no aporte más trabas que oportunidades, siguen adelante, como verdaderos superhéroes.

17 de mayo de 2016

Segundo volumen de la Saga Sariam TERMINADO

Después de taaaaanto tiempo, al fin he conseguido poner un "fin" a esta novela, que se convertirá en el segundo volumen de la Saga Sariam. Su título: Cuando el Error fue el Destino. La verdad es que el contenido de esta historia, es bastante potente. Mucho ha salido a la luz, especialmente secretos de gran importancia. Por no mencionar, que los sentimientos de los personajes van a estar a flor de piel. 

Lo que he entregado al Registro Intelectual
Eran tan larga que han tenido que encuadernarla en dos partes

Comienza ahora una ardua tarea, que es la de la publicación física y digital. Sin embargo, ya tengo una buena noticia. La portada está decidida, será de nuevo un trabajo de la maravillosa Luciana Lebel. La misma artista que realizó la portada de Cuando la Eternidad se detuvo.

Advertencia 2: Registro de la marca comercial y RCPM

Tras el registro de mi marca comercial Ónice Fotografía, ésta es ya la segunda carta que recibo de este tipo de timo. Y lo peor es que ésta la considero más peligrosa que la anterior. La otra estaba en inglés y ponía que venía de Hungría. La reciente viene ahora en castellano y diciendo que es el "Registro Central de Patentes y Marcas", añadiendo, además, que la sede de estos sinverguenzas se encuentra en Madrid. Es más real por el hecho de que la OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas, la verdadera y oficial) está en España.


De nuevo, una cantidad desorbitada (629,20€). ¿Acaso estos timadores creen que las empresas, cuando comienzan, tienen dinero para dar y tomar o qué? Si, precisamente, montar una empresa, te deja en los huesos... especialmente con la crisis que hay ahora en España. 

¡Y te ponen un tiempo límite para que pagues, 7 días! Un mero intento de que no lo pienses mucho y pagues cuanto antes.

Por supuesto, también en esta carta, hay letra pequeña:


Mencionan al "registro oficial", indicando ya que nada tienen que ver con él, que son sólo unos buitres. Increíble. 

6 de abril de 2016

Página web de autor (fotografía)

Ayer me decidí a hacer una página de web "de autor". Ya tengo una página web con dominio propio: fotoonice.com Pero es de mi negocio fotográfico y tiene sus limitaciones. Con limitaciones me refiero a que no puedes plantar ahí cualquier género fotográfico, ya que no todos son "comerciales", por llamarlo de alguna manera. Hay trabajos que realizas, literalmente, por amor al arte y quería tener un espacio donde poner esa clase de fotografías.

La página es lallana.wix.com/marta Te sale la publicidad de Wix, tanto por arriba, como por abajo (por no mencionar que te obliga a poner después del "/" más palabras). Pero el diseño me encantó y, como soy bastante impulsiva, me hice la página con ellos.

En esta página encontraréis: retrato, moda & beauty, producto y matte painting. Y, en retrato, he podido agregar unas fotografías de desnudo artístico que realicé el otro día.