Reseñar un libro es algo más que reseñar

Mientras escribía el segundo volumen de la Saga Sariam, han acudido a mi mente varios pensamientos sobre el mundo de la literatura, especialmente sobre uno muy importante: las reseñas. Aquellos que se dedican a realizar reseñas de libros, poseen una gran responsabilidad sobre sus hombros (que no me gustaría compartir, ya que el mundo del arte es muy difícil de juzgar). Sin embargo, a lo largo de estos años, he visto cómo algunos no perciben tal responsabilidad. Incapaces de ver el amor, el tiempo y el esfuerzo que el libro ha supuesto, ven a éste como un simple objeto que les servirá para hacer una entrada más. 


Una reseña debe contener ante todo objetividad y respeto por los sentimientos que le han sido transmitidos y por los que quiere transmitir, y, sin embargo, no siempre es el caso. Las personas que ignoran estos dos principios, ignoran mucho más. He visto cómo, con tal de llamar la atención de posibles lectores de su blog, son indiferentes al alma que el autor ha creado para esa historia. Confunden la crítica con la opinión, e ignoran cómo afectará ésta última a quien lo dio todo para poder hacer de unas hojas en blanco, un mundo.

Estas personas excusan su destripamiento a los libros cuando sus autores reaccionan, aludiendo que estos sencillamente están siendo poseídos por su egos. Y, no obstante, es su falta de profesionalidad la primera causa que ha motivado tal reacción. Creemos que "criticar" de cualquier forma a los demás sin importarnos sus sentimientos, nos hace más molones e inteligentes... pero sólo nos hace inhumanos. He visto incluso cómo "reseñistas" soltaban alegremente "todo el mundo te dirá que escribes bien, pero...". Eso, por ejemplo, NO es reseñar un libro, eso es ya meterse con la dignidad del autor. Es solamente querer hacer daño. ¿Acaso la persona que ha escrito esa reseña sabía lo que dicen los demás al autor, y acaso eso tiene algún fin más que desvalorizar su persona? ¿O acaso limitarse a reseñar un libro con decencia es demasiado aburrido y es mejor meterse con el autor para darle más vidilla?

Lo siento, debía desahogarme tras tantos años siendo testigo de esta clase de injusticias. Es probable que me lleve unos cuantos gritos por esto, pero es más importante ser franco con uno mismo. Sólo me queda por decir una cosa más: 

Querido compañero escritor que está comenzando a perseguir su sueño literario y que has sido víctima de alguien de esta clase... Por favor, no te rindas. El corazón que otorgaste a tu historia puede que haya sido herido. No obstante, éste debe seguir latiendo. Crear mundos no es tarea fácil, y, si se ha dado semejante don en tu interior, no debes dejar que sea arruinado tan fácilmente. Persiste y progresa hasta que sea lo más hondo de tu alma lo que dictamine que deba ser tu última historia.

Marta Lallana

Nacida en San Sebastián, 1993. Autora de El Heredero de la Soledad, Saga Sariam y Vendo Vida, y fotógrafa profesional. Amante del anime, los juegos, el cine y de los animales.

1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho tu entrada y coincido totalmente contigo.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar