Los sueños no valen nada

Los sueños no valen nada. Son quimeras que embadurnan de fantasías, que brotan ilusiones y ciegan corduras. En este mundo, los sueños no valen nada. No importa cuán grande sea el esfuerzo y el anhelo, las pesadillas son más fuertes. Las personas son almas infelices que persiguen pesares, propios y ajenos. Adiós a mis sueños, y hola a mis conveniencias. La vida es ésta, no más principios en una sociedad donde se ocultan villanos de película. La pasión es sólo una debilidad, una obertura hacia el corazón por donde es fácil abatir en ridículas batallas.

No es posible. No es posible clamar justicia en la Nada. No es posible vivir con honor entre seres que graban a fuego el término escoria en su alma y salen impunes. Nada bueno es posible a no ser que los principios sufran la traición propia y un disfraz de por vida sea adquirido.

La realidad es tal cual es. La corriente es poderosa, guía una masa de almas por sus aguas incluso con todo el peso de su conciencia. Los oídos son sordos, los ojos ciegos, el corazón frío y la empatía inexistente. Ante las personas, sólo hay un espejo de egos y exigencias.

La vida es bella, pero las personas no tanto. Hoy hay un fin, pero nunca más un principio.

"me gusta el contraste","ahora plana y sin sombras","mmm... retoque sin pelos y sin poros","no, retoque exagerado","Eres el primer fotógrafo profesional que cuando el cliente le dice que no está satisfecho con su trabajo es incapaz de intentar corregir","Jjaja me puedo descojonar difundiendo tus fotos y su autoria!! "te paseas por el evento!! y me cuentas!! "

Marta Lallana

Nacida en San Sebastián, 1993. Autora de El Heredero de la Soledad, Saga Sariam y Vendo Vida, y fotógrafa profesional. Amante del anime, los juegos, el cine y de los animales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario