Fin del primer año de Fotografía Profesional

Hoy, oficialmente, ha terminado el primer curso de Fotografía Profesional, y no puedo estar más agradecida con que se hayan dado estos estudios en mi vida.

Me llevo, no sólo conocimientos, sino también una calidad humana inmensa, compañeros y amigos, tanto en profesores como alumnos, que voy a tener siempre en mi corazón.


Además, he tenido el gusto de al fin conocer lo que es aprender de verdad con un profesor como la copa de un pino, que ha conseguido que viva y adquiera la fotografía sin necesidad de memorias robóticas, simplemente disfrutando con ella.

Huí de la universidad escuchando a lo lejos un tenue latido de mi corazón, algo que no había hecho jamás, y es de lo mejor que he podido hacer en mi vida. Me siento orgullosa, me siento bien conmigo misma, con lo que sé, con lo que puedo hacer... y eso no tiene precio.

He recuperado la fe en muchas cosas... quizá, sobre todo, en mí misma.

Chicos, ante elecciones importantes, oídos internos. Nada de escuchar consejos ajenos, sólo mirar adentro, los propios deseos y sueños, los que a veces se confunden con lo que otros esperan de nosotros. Si existe temor a meter la pata, que éste se manifieste disfrutando con lo que hacemos. De otro modo, nos pasará factura nuestra propia alma, garantizado.

¡A por el segundo año!

Marta Lallana

Nacida en San Sebastián, 1993. Autora de El Heredero de la Soledad, Saga Sariam y Vendo Vida, y fotógrafa profesional. Amante del anime, los juegos, el cine y de los animales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario