Un encuentro especial

Recuerdo que fue a lo largo de la adolescencia cuando conocí a Mónica en Internet. Desde ese momento, no hemos parado de hablar, de conocernos, de acercarnos un poquito más a través de una pantalla y de, finalmente, forjar una bonita amistad. Y todo esto estando ambas a siete u ocho horas de distancia, y durante bastantes años.

Hace un mes, ella lo propuso y yo, dejando miedos aparte (siempre he rehuido de lo social), estuve de acuerdo. Al fin íbamos a conocernos... el 30 de diciembre, con el objetivo de pasar la Nochevieja juntas. Sin embargo, fue mucho más que "pasar la Nochevieja". 

Este 30 de diciembre (y varios días anteriores), casi me comen los nervios. "¿Cómo será en persona?", me preguntaba cada segundo. La conocía. De hecho, la conocía bien. Pero, obviamente, es distinto conocer a alguien en Internet que en persona.

En el camino hacia la estación, donde ella iba a llegar a las seis de la tarde desde Valencia, el tiempo trascurría con lentitud. ¡Quería conocerla de una vez! Pero, cuando pude abrazarla, cuando se pudo dar aquel primer contacto, todo nervio desapareció de mi cuerpo y me tranquilicé. Ya la tenía frente a mí, y no había nada que temer. Sólo quería ser una buena anfitriona para ella, y creo que, más o menos, lo conseguí. Incluso cociné comida comestible. Y eso ya es decir. 

El 30 y el 31 de diciembre, y el 1 y 2 de enero fueron días de alegrías, risas y emociones en San Sebastián, mi ciudad. Me divertí mucho junto a ella. Reí demasiado, de verdad. Sin duda, un objetivo bien cumplido.

Marta Lallana

Nacida en San Sebastián, 1993. Autora de El Heredero de la Soledad, Saga Sariam y Vendo Vida, y fotógrafa profesional. Amante del anime, los juegos, el cine y de los animales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario