¿Luchar o callar?

En estos últimos años, parece ser que la vida se está empeñando en que de una vez aprenda a que luchar por la dignidad, por la igualdad o por la justicia supone únicamente derrochar tiempo y alegrías. Y no voy a negarlo: a veces tienta la idea de callar, aceptar lo sucedido y pasar página, pues las personas que viven de esta forma tienen muchos menos disgustos que una servidora. No obstante, me es imposible. La voz de mis principios grita más alto que la de mis conveniencias.


Miro a mi derredor y soy incapaz de fantasear con un mundo en el que las personas vencieran la pasividad y la sumisión. Un mundo en el que la autoridad no fuese sinónimo de desigualdad. ¿Por qué tengo que tener miedo a quejarme? ¿Por qué debo sentir que soy inferior a otro y que, si le planto cara, me veré perjudicada? ¿Por qué debo aceptar tal realidad y temer vocalizar la verdad? Creo que moriría por mis principios y tampoco es que me agrade la idea. Puedo sentirme orgullosa, pero no del todo afortunada. 

Marta Lallana

Nacida en San Sebastián, 1993. Autora de El Heredero de la Soledad, Saga Sariam y Vendo Vida, y fotógrafa profesional. Amante del anime, los juegos, el cine y de los animales.

2 comentarios:

  1. Creo que nos sentimos así muchas veces y, por desgracia, en los convulsos tiempos que corren todavía más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente así es, Lucía :( Un abrazo!

      Eliminar