Mi primera experiencia como jurado

Desde hace unos días, la ilusión se ha apoderado de mí. Ciertamente, no soy juez del premio Planeta, ni tampoco me seleccionaron por mis cualidades (fue puro azar), pero mi mente lo está viviendo como si así lo fuera. Además, ¿a quién no le gusta el cine? A mí, al menos, me atrapa su magia. Pertenezco a aquel sector de la población que se integra completamente en la película y siente (más bien, padece) lo que el protagonista siente. En definitiva, el fragor del cine me ha vislumbrado desde la niñez, por lo que no me podía permitir dejar pasar la oportunidad de asistir a una serie de películas que además son de mi gusto, puesto que la cuestión de los derechos humanos llama mi atención. 



Sí, señoras y señores, soy jurado del Festival de Cine de Derechos Humanos. Como ya mencioné, nada del otro mundo. Sin embargo, tal evento parece haber sido diseñado para mi persona. Al fin y al cabo, curso el Grado de Trabajo social y me concierne visualizar en la pantalla realidades distintas a la mía, lo que siempre es enriquecedor para formarte como persona. Por no mencionar que obtener el privilegio de evaluar obras de arte cinematográficas es estimulante. Será un momento excepcional para hacer trabajar a mi criterio. 


Hoy ha acontecido la presentación, donde básicamente más o menos nos informaron de cuáles eran nuestros derechos y deberes, así como el material (los papeles donde votaremos, folleto, etc). Y, pese a que la organización haya sido mediocre, los cortometrajes, en general, han sido de mi agrado. Podría aventurarme a decir que me encantaron. Sin embargo, insisto en que la organización fue caótica. Además, preguntar parecía un delito, pues la actitud de algunos organizadores era de lo más... ¿discutible? No sabría calificarla en un sólo término, la verdad. Aún así, recibí mi "pase VIP", cosa que le hace ilusión a cualquiera (aunque es un poco cutre. Todo hay que decirlo).



Tengo la certeza de que este evento va a ir a mejor, por lo que sería ilógico quedarse con un mal sabor de boca, salvo por el hecho de que debo realizar un trabajo bastante extenuante. Optimismo y voluntad ante todo. 

 


Marta Lallana

Nacida en San Sebastián, 1993. Autora de El Heredero de la Soledad, Saga Sariam y Vendo Vida, y fotógrafa profesional. Amante del anime, los juegos, el cine y de los animales.

6 comentarios:

  1. ¡Qué bien! No le quites importancia, que a todos nos encanta lo del pase VIP ;) Me alegro por ti y espero que nos cuentes más de esta experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alicia. Y seguramente lo del festival me dará para muchas entradas jajaja
      Sí, tienes razón. Un pase VIP es un pase VIP, ¡aunque sea un trozo de cartón naranja! Justo acabo de insertar una foto de él. No iba a poder dormir sin tener una foto de recuerdo garantizada :')

      Eliminar
  2. Felicidades! espero que tengas suerte y saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, soy yo... no me mates D:
      Tienes un(os) premio(s) en mi blog. Saludos *-*
      http://unahistoriaentremuchas.blogspot.mx/2013/04/premios-d_27.html XDD!

      Eliminar
    2. ¿Por qué te iba a matar? Yo encantada de que te pases por aquí, Monze. ¡Y muchas gracias por el premio! *-*

      Eliminar